Ellos las prefieren gordas

Hace tiempo, Javier Gurruchaga, popularizó una canción que decía que “ellos las prefieren gordas, muy muy gordas”… Cuanta razón tenía.

Aunque alguno ya crea que voy a hablar de las modelos escuálidas y los cánones de belleza actuales (que la verdad es que dan para varios buenos posts), voy a hablaros, para variar, de música, y es que es impresionante como hemos evolucionado hacia una industria en la que sólo si eres un “pibón” triunfas.

Y lo que pasa es que hoy en día no tendrían cabida grandísimas artistas (nunca mejor dicho), cuyas voces nos han estremecido años atrás.

El mayor ejemplo es Mama Cass Eliot (haced todos una reverencia antes de seguir leyendo). Quizá su nombre no os diga nada a muchos, pero su voz la habéis escuchado millones de veces. Formaba parte del grupo The Mamas and the Papas (sí, sí, los de California Dreamin), aunque luego hizo su carrera por separado. Sobra decir que en The Mamas and the Papas, la que realmente cantaba era ella, y no su compañera estilizada, alta y rubita…

A mi la que más me gusta de sus canciones es Make Your Own Kind of Music, que cada vez que la escucho, se me ponen los pelos como escarpias, además de acordarme de Desmond y la escotilla (algún friqui de Lost sabrá de qué hablo).

Aunque cuando más me gustaba Mama Cass era cuando hacía algún dueto. En la red podéis encontrar muchos, entre ellos, con John Denver, con Johny Cash, y varios con Julie Andrews. Yo me quedo con este con Julie Andrews, que en su caso, además de voz, era una chica guapísima, y además, es la primera profesora de música que tuve. Ella me enseño las notas. Aquí nos deleitan ambas, con un medley de canciones de Simon & Garfunkel.

Ahora bien, a la hora de hablar de mujeres obejas y poco agraciadas físicamente, pero las mejores voces que se puedan escuchar, no nos podemos olvidar de la gran Maggie Reilly. Si Mama Cass os decía poco, esta os dirá menos, pero todos la conoceréis como la voz que utilizó Mike Oldfield en muchas de canciones, entre ellas, el famoso Moonlight Shadow.

Consejo sobre el vídeo que os pongo de muestra: escucharlo a oscuras, con cascos, y hasta el final. No perdáis detalle del “solo” de guitarra (qué puto genio era Oldfield), de esta versión acústica, mezclado con la voz de Maggie; se sale.

Hala majos, un placer…

A. Bulsara

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: