Irene Villa, víctima del terrorismo, símbolo de esperanza

Bruselas, 28 Oct (Xxxxxxx).- Irene Villa, quien sufrió un atentado terrorista cuando tenía 12 años junto a su madre, la cual era funcionaria en una comisaria de policía en Madrid, cargo que le valió para ser blanco del terrorismo, es símbolo de esperanza.

A Irene Villa y a su madre, este hecho les cambió la vida, pero no les quitó la esperanza de una vida íntegra, así lo aseguró en entrevista con Xxxxxxx, en la cual no perdió la sonrisa en su cara ni cuando habló de la tragedia en que sucedieron los hechos.

El pasado 17 de octubre, se cumplieron 15 años desde esa mañana, en la que la madre de Irene, se disponía a llevar a su hija, quien contaba con 12 años, que estaba dormida al colegio, pero al arrancar el coche, una bomba explotó.

Afortunadamente ambas sobrevivieron al atentado, uno de los más famosos de la historia de España, pero a la madre le tuvieron que amputar un brazo y una pierna, y a Irene, las dos piernas y tres dedos, lo cual ella explica con naturalidad.

Los culpables fueron la banda terrorista Patria Vasca y Libertad (ETA)* con quien el gobierno español de José Luis Rodríguez Zapatero, ha iniciado un proceso de negociación, que fue debatido el miércoles en el Parlamento Europeo (PE).

“Desde eso momento decidimos que habíamos vuelto a nacer, que teníamos otra oportunidad, que no la íbamos a desperdiciar, y que no íbamos a odiar a los etarras”, expresó Irene sobre su reacción ante el atentado.

“Decidimos que íbamos a luchar para que nadie sufriera lo que nosotras habíamos sufrido, a luchar para que el terrorismo se acabase”, aseguró Irene.

Relató que de pequeña le gustaba el baloncesto el patinaje sobre hielo, el cual practicaba con “destreza”, pero que a partir del atentado su vida cambió radicalmente, y tuvo que “aprender a andar, a usar las piernas de mentira”.

La manera de afrontarlo, explicó, fue volcarse en los estudios, a lo que le ayudaron su compañeros, que “iban todos los días al hospital” a llevarle los apuntes, y pudo superar el curso a pesar de no asistir al colegio.

Más tarde siguió con esta línea, y comenzó la Universidad, en donde se ha licenciado en tres carreras diferentes, en Psicología, en Comunicación Audiovisual, y en Humanidades, y luego se dedicó a colaborar con la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT).

Según manifestó, ahora está más descolgada de la AVT, dado que ha pasado cerca de un año en Suecia, en donde está siendo sometida a una operación para implantarle un sistema nuevo, mediante un tornillo insertado en el fémur.

Este sistema impide el encaje de la pierna, lo que durante 15 años, dice, la ha causado “molestias y rozaduras”, y nos lo mostró con el simple movimiento de cruzar las piernas, el cual “antes no podía realizar”.

“La operación cuesta 70 mil euros, y me han ayudado las asociaciones de víctimas, porque la subvenciones públicas no lo cubren, mientras que sí cubren las operaciones de cambio de sexo”, denunció Irene.

Pero hace dos años, Irene dio un paso más en su lucha por la superación, al escribir un libro, llamado “Saber que se puede”, y que según sus propias palabras, “es un libro de optimismo, de superación y de ayuda”.

En este libro, anima a aquellas personas “que no ven la luz al final del túnel”, y les anima a que “no se agarren a una discapacidad para suicidarse”, y lamentó el hecho de que algunas personas quieran recurrir a la eutanasia.

“Que no se agarren a una discapacidad para suicidarse. Ser discapacitado es lo que tú quieras ser y si tú no ves la discapacidad nadie la ve. La belleza está en los ojos de quien la mira, y eso pasa también con la discapacidad”, agregó Irene.

Afirmó que ella “tenía todas las papeletas para ser una desgraciada”, pero que gracias a que buscó un sentido a su vida, y que se dedicó a colaborar en la lucha antiterrorista, ha “conocido a mucha gente y ayudado a mucha gente”.

Gracias ellos, dice Irene, ha podido “llevar el mensaje de superación y de paz por todo el mundo”, y aseguró que si ha tenido que “peder las piernas por eso, será porque así estaba escrito, y por eso no me lamento. No hay mal que por bien no venga”, agregó.

Un ejemplo de ello, explicó, es Argentina, desde donde le escribió una chica tras leer un reportaje en La Nación, y se decidió a ir a verla, e incluso realizaron una programa de televisión para recaudar fondos.

Precisamente a Latinoamérica, es a donde más ha viajado, habiendo estado en Guatemala, México, Cuba, Nicaragua, Colombia, Paraguay, Uruguay, Argentina y Brasil, aunque reconoce su deseo de visitar más esta zona del mundo, de la que se siente admiradora.

“Latinoamérica para mi es la mejor parte del mundo, e igual que ellos vienen mucho por España, yo siempre les digo que yo me quiero ir allí, que hagamos un intercambio”, dijo entre risas Irene, quien tiene un ahijado de Infancia sin Fronteras en Nicaragua.

Preguntada por qué haría si tuviera delante a los terroristas, contestó que ya les ha tenido delante, “y es y es inútil decirles nada, porque ellos no van a salir nunca de su convencimiento y para ellos eres un daño colateral, como yo, que era una niña”.

“La gente cree que sólo matan militares, pero también han matado profesores de universidad, periodistas, e incluso niños, como a mi o al niño de dos años que mataron al poco, cuando yo estaba aún en el hospital”, recordó.

Afirmó además que los terroristas de ETA “no tienen compasión ni sensibilidad por lo que no se puede hablar con ellos, y yo a quien les hablo es a los políticos, y les pido y suplico memoria, dignidad y justicia para las víctimas”.

“Con unos asesinos no se puede negociar, pactar o dialogar nunca, y se habla de proceso de paz y yo veo un proceso de reactivación, porque otra vez están extorsionando y robando armas (el martes la policía francesa informó del robo de más de 350 pistolas por ETA)”.

Para Irene, la situación en España y en el País Vasco no es una guerra, porque sólo hay un bando que mata, ETA, y el otro son las víctimas que nunca han buscado venganza ni han respondido con violencia.

“Ninguna idea debe ser defendida con la violencia” concluyó.

*Nota: EL hecho de llamar así a ETA es un problema de mi agencia de noticias. Sí, ya sé que es fuerte, pero al menos consigo meter lo de “banda terrorista”, porque en teroría, para ellos, es banda separatista, al igual que muchos otros medios internacionales como BBC, Reuters, Notimex, etc…

Anuncios

0 Responses to “Irene Villa, víctima del terrorismo, símbolo de esperanza”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: